El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Cuba Libre

Compartí este artículo con tus amigos

El 23 de abril de 2002 el Uruguay rompía relaciones diplomáticas con Cuba, el presidente Batlle muy a su pesar debió tomar esta decisión ante lo que es característico en estos regímenes totalitarios, la ofensa, la afrenta directa, llamándolo “trasnochado y abyecto Judas” y “lacayo de EEUU”, todo esto por pedir que el país caribeño aceptara el ingreso de una delegación de la ONU para investigar supuestas violaciones a los DD.HH.

Hagamos un poco de historia, la revolución cubana surge en julio del 53 con el ataque al cuartel Moncada, fueron derrotados fácilmente por las fuerzas gubernamentales del dictador Fulgencio Batista, aquí una triste contradicción, quienes querían derrocar una dictadura simplemente la suplantaron por otra aun peor.

Luego de años de inestabilidad social, torturas, represión y violaciones a todo derecho del régimen de Batista, el 1 de enero del 59 Batista abandona para siempre Cuba dejando la isla a merced de Castro, “Che” Guevara, Camilo Cienfuegos y su grupo de “iluminados justicieros”. De 1959 a 1976 Fidel Castro es nombrado primer ministro y presidente de 1976 a 2008.

Así Cuba se transforma en un estado socialista de carácter marxista-leninista, títere de la Unión Soviética, Estado totalitario y represor, todos tenemos las imágenes grabadas de los balseros prefiriendo ser devorados por tiburones y la esperanza de llegar a EE.UU a tener que vivir bajo el yugo del dictador Castro.

Hoy Cuba importa el 84% de los alimentos destinados a su población, así y todo, la escasez de alimentos y artículos de primera necesidad es desesperante, ir a comprar carne, arroz, café o papel higiénico puede ser toda una odisea que dure días. El sueldo mínimo es de US$12, se eliminará el CUC, moneda equiparada al dólar, aunque está previsto en enero se suba el sueldo mínimo a unos US$40 con la consiguiente suba también en toda la cadena de alimentos y servicios.

Los cortes de electricidad son cosa de todos los días, el poco internet que hay en la isla es caro y lento, hay un solo proveedor, obviamente estatal, 4G pueden llegar a valer US$30, hay Wi-Fi gratuito en plazas o salas estilo cibercafé donde bajar cualquier cosa se transforma en una pesadilla.

Algo que se debe entender claramente, todo en Cuba funciona a trueque, a contactos, a ser conocido de tal y quien. El tan elogiado sistema de salud cubano es un desastre, su única virtud es ser gratuito, una atención superior implica llevar alguna “atención” a médicos y enfermeros, los medicamentos escasean y lo básico no se consigue, las colas para ver especialistas son interminables.

En lo que refiere a educación, es gratuita y obligatoria, hasta ahí estamos bien ¿verdad? Pues no tanto, los profesores y maestros tienen, bajo pena de disminución de sueldo u otras represalias, que promover de curso a sus alumnos, nadie quiere perder lo poco que tiene, entonces el mundo piensa que Cuba tiene altos niveles de educación cuando en realidad es una pantalla. Un estudiante con capacidad puede estudiar la carrera que desee, si su ciudad queda lejos de la universidad, la misma cuenta con internado para estos alumnos, todo sin cargo, ahora, si hay alumnos con menos capacidad, pero sus padres tienen los medios y contactos adecuados, estos llegaran más fácilmente a su objetivo que el más capaz, pero con menos recursos.

Todo esto es acompañado por el típico recorte de libertades individuales de estos regímenes, tales la libertad de expresión, de prensa, y toda clase de actividad política que contraríe al régimen. El único partido legal en Cuba es el comunista, quien ose desafiar el poder de la todopoderosa Asamblea Nacional del Poder Popular (rimbombante nombre para un órgano caricaturesco), puede ser encarcelado por desacato o alteración al orden público.

Y aquí en Uruguay tenemos nuestros propios “pichones” totalitarios, que les gustaría vernos convertidos en esa pesadilla que es Cuba, el Partido Comunista del Uruguay como el principal de estos, o el MLN-Tupamaros entre otros, suavizado por sectores moderados del Frente Amplio que a veces no saben cómo posicionarse en temas tan contundentes como los derechos a las libertades más básicas. Por lo tanto, debemos estar siempre atentos a las consecuencias y peligros que una ideología que se autoproclama superior, pero mantiene a su pueblo en la pobreza y amordazado, puede traerle a una República.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

2 comentarios

  • Excelente articulo, los quienes promueven que nos convirtamos en cuba le muestran un espejo a la gente, mientras los que promueven a cuba como «el pais de las maravillas» prefieren irse de vacaciones a Miami o Nueva York

    Responder
  • Maria Cristina Garaza
    Maria Cristina Garaza

    Exelente articulo, no podemos vernos en ese espejo como pretenden los que desde aqui aplauden las «maravillas» cubanas , pero no se mueven a vivirlas alli, se van a Miami a vacacionar.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *