El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Batllismo, la quintaesencia del proyecto social en Latinoamérica

Compartí este artículo con tus amigos

La genética política del Uruguay es indudablemente compleja y no podemos renunciar a ninguno de los elementos que nos han edificado y formado nuestra cultura política, social, económica y de trabajo. Cada bandera tiene motivos de orgullo y tiene una historia de contribución al país y al pueblo.

De alguna manera todos tenemos de todos, eso hace a nuestra civilidad supongo, que a veces causa asombro pero que sin dudas debería ser el mínimo ético de todos en la política. Lo peor que nos puede pasar como país no es tanto errarle en nuestro camino al Desarrollo sino lumpenizarnos, perder principios y valores que son tan importantes en nuestra construcción.

Sin lugar a duda el Batllismo cambio la dimensión trascendente del Uruguay, la forma en que la gente se percibe y se relaciona dentro del país y la imagen de civilidad que nos hace fuertes/diferentes afuera.

El Uruguay Batllista tiene una dimensión distinta para la integralidad latinoamericana, retoma la visión Artiguista de que los mas infelices sean los mas privilegiados, fortalece las alianzas de inserción internacional que le aseguran un puesto inconfundible a Uruguay en la división internacional del trabajo y construye una base social fuerte, que por mucho tiempo incluso pareció indestructible. Un Proyecto político en nuestro hemisferio obviamente tiene que ser libertario y democrático, pero debe resolver los temas pendientes de la región, aquello que nos distingue de la manera mas infame que es la desigualdad.

Crear un proyecto sistémico que sostuviera al país durante tanto tiempo, que diera respuesta a tantas cosas y que resolviera la mayor parte de nuestros problemas funcionales es de por si, en cualquier lugar del mundo y especialmente en las variables de subdesarrollo e inestabilidad hemisférica de la época una tarea prácticamente imposible. Eso se logro, sin embargo, con un proceso de acumulación política único, sin piezas sueltas, con rigor científico y con una enorme voluntad política, colocando el interés nacional donde debía estar y ajustando las variables sociales para que las mismas contribuyeran a amalgamar una sociedad integrada, inclusiva pero esencialmente con proyección de desarrollo.

El Batlllismo ha marcado al Uruguay, le ha permitido sostenerse en los momentos difíciles, pasar a través de las crisis y encontrar las salidas a las mismas. El Uruguay del futuro definitivamente tiene que ser el mejor Uruguay de todos, un país con una visión además de un sistema que permita soluciones, no para salir del paso o superar determinada coyuntura, tiene que ser un modelo batllista que nos permita alcanzar los máximos resultados posibles, para proyectar a los uruguayos como individuos y como Sociedad, para que sus derechos sean ejercidos en plenitud y el ejercicio de sus obligaciones transformen la realidad permitiendo al país retornar al desarrollo que el Batllismo indujo en el país.

La visión democrática, social y libertaria es el principal instrumento que tiene el país para alcanzar desarrollo social y productivo, el Uruguay puede mirar dentro de si mismo, en toda su realidad batllista, para alcanzarlos, para dar su salto al desarrollo, alcanzar objetivos que son susceptibles de ser realizados nuevamente. Es posible porque forman parte de nuestra realidad y de nuestras vivencias, porque forman parte de nuestra cultura política muy profundamente incorporada en nosotros mismos.

El Batllismo es la quintaesencia del proyecto social exitoso en Latinoamérica. Es la fuerza de todos dentro de nosotros mismos. Nos recuerda que no hay futuro en el Uruguay sin creación de riqueza y que no habrá desarrollo sin justicia social.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

2 comentarios

  • Walter
    Walter

    Excelente artículo, también su trabajo como demócrata en la OEA. Saludos

    Responder
  • Adriana Fernández
    Adriana Fernández

    Buen artículo. Buenas reflexiones. Saludos.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *