El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Finalmente, ¡Es Ley!

Compartí este artículo con tus amigos

El pasado miércoles 30 de diciembre del 2020 hemos amanecido con una noticia significativa tanto a nivel regional como mundial: el Senado argentino aprobó el proyecto que legaliza el aborto en el vecino país.

La lucha por la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) fue siempre un tema presente en la sociedad argentina. El primer proyecto de ley fue presentado en 2007 por el movimiento Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Desde ese año se presentaron seis proyectos más, pero todos quedaron estancados al no ser tratados en el Senado.

En el año 2018, el tema se viralizó a través de la red social Twitter, siendo tendencia por varios días seguidos el hashtag “#AbortoLegalYa”. Algunos días después se convocaron movilizaciones frente al Congreso argentino que tuvieron una concurrencia masiva de mujeres y hombres de todas las edades.

Ante la presión social de los colectivos, el entonces presidente Mauricio Macri decide animar al tratamiento del tema. Muy significativo fue su discurso del primero de marzo en el Senado, donde afirmaba: “Estoy a favor de la vida, pero también estoy a favor de los debates maduros y responsables, que como argentinos tenemos que darnos. Por eso, vemos con agrado que el Congreso incluya este tema en su agenda de este año”.

El 14 de junio la Cámara de Diputados da media sanción al proyecto, con un resultado de 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención. Pero luego, el 9 de agosto el Senado argentino rechaza el proyecto, con 38 votos en contra, 31 a favor, 2 abstenciones y 1 ausencia.

La ley prohibía la interrupción voluntaria del embarazo desde la sanción del primer Código penal de la Nación Argentina el año 1887, donde se encontraba penalizada en todos los casos. En el año 1921 el Código es reformado y se prevén excepciones, entre ellas las situaciones de aborto en las que corre peligro la vida de la madre y las violaciones a mujeres con patologías a nivel mental.

En el año 2012 la Corte Suprema de la Nación Argentina, en un fallo histórico, dicta sentencia sobre el caso de una niña de 15 años violada por su padrastro considerando que el aborto era practicable tanto en ese como en todos los casos de violación, independientemente de si la mujer posee algún tipo de discapacidad mental. De esta forma, realiza una interpretación expansiva del articulo 86 del Código Penal, interpretando el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo por violación como compatible con la Constitución y con los tratados internacionales a los que suscribe la Nación Argentina.

El reclamo de miles de mujeres por el aborto legal se vio reflejado en el nuevo proyecto de ley ya presentado y aprobado, que contempla la posibilidad de acceder a la interrupción del embarazo únicamente por voluntad o requerimiento de la mujer hasta las 14 semanas de gestación. Fuera de este plazo, se garantiza el derecho al aborto en los casos de violación, de riesgo de la vida de la mujer, o si la vida extrauterina del feto fuese diagnosticada como inviable. También se manifiesta el derecho a recibir información completa y adecuada previo a la realización del aborto, así como atención médica, psicológica y social previa y posterior. Por otro lado, los profesionales de la salud también tienen derecho a ampararse en la objeción de consciencia si no desean practicar un aborto, procediendo entonces a la derivación de la paciente con otro profesional o centro de salud que sea capaz de proporcionarle la atención adecuada.

La interrupción voluntaria del embarazo constituye un derecho esencial, que asegura a las mujeres y personas gestantes el derecho a decidir sobre su propio cuerpo y su sexualidad. Si ya de por si un embarazo puede provocar efectos psicológicos y físicos adversos, imaginemos el trauma de ser obligada a llevar a cabo un embarazo no deseado. En Argentina, cada año alrededor de 38.000 mujeres son hospitalizadas por abortos mal practicados. Ilegalizar y criminalizar el aborto no significa que esta práctica pueda dejar de existir, al contrario, se seguirá produciendo, pero en la clandestinidad. Miles de mujeres seguirán muriendo sin recibir la atención medica adecuada.

Un punto clave para la prevención de los embarazos no deseados es la educación. Es fundamental el acceso a una correcta educación sexual, que contemple tanto información sobre los métodos anticonceptivos como el abordaje de distintos conocimientos sobre el sexo en sí, despojando al mismo de los valores subjetivos que tantas veces lo han puesto como “tema tabú”. Solo de esta forma se pueden lograr brindar las herramientas necesarias para que cada persona pueda tomar por si misma las decisiones que considere adecuadas respecto a su vida sexual.

Este año 2020, el actual presidente Alberto Fernández envió al Congreso el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo para su tratamiento. La cámara de Diputados aprobó el proyecto el 11 de diciembre, con 131 votos a favor y 117 en contra. Posteriormente, el pasado 30 de diciembre el Senado argentino sancionó la ley, con 38 votos a favor, 29 en contra, y 1 abstención.

De esta forma, Argentina se convierte en el cuarto país de Latinoamérica en garantizar el derecho al aborto. Tras años y años de lucha, esta constituye sin dudas una conquista para las mujeres y personas gestantes del vecino país, que gracias a la constancia de sus reclamos hoy son un poco más libres y dueñas de su cuerpo.

La diferencia entre las legislaturas de los distintos países es la historia de los mismos, así como su visión sobre los derechos y la interpretación del tema por parte de los gobiernos de turno. Es esperable que esta conquista por los derechos femeninos se contagie a los demás países de la región, así como del mundo.

Todavía queda mucho por hacer, pero lo importante es que estamos avanzando. Hoy, gracias a las compañeras argentinas, el mundo es un poco mas justo y equitativo con nosotras.   


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

1 comentario

  • Abel Paz
    Abel Paz

    Destaquemos con orgullo que el aborto esta despenalizado en Uruguay desde hace 8 años y no incentivemos a que la Argentina nos eclipse en nuestra historia, pionera, en el continente en derechos, como ha ocurrido con la tan mentada ley que fue presentada en el mundo como Argentina pionera en el continente, FALSO y como siempre los uruguayos nos dejamos pisotear por los mas grandes.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *