El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Germán Rama

Compartí este artículo con tus amigos

Recientemente el país sufrió una gran pérdida, falleció el Profesor Germán Rama quien lideró la última reforma integral de la educación pública.

Nació el 11 de agosto de 1932. Hijo de padres inmigrantes gallegos que fueron acogidos por el Uruguay Batllista. Gracias al trabajo de sus padres en el almacén familiar, a la educación pública y a su esfuerzo llegó hasta la Escuela de Altos Estudios en París y se convirtió en el máximo exponente de la sociología de la educación en América Latina, destacándose en la CEPAL así como contribuyendo para mejorar la educación de varios países además del nuestro.

En los años 60, Rama comienza a trabajar en la CIDE, Comisión de Inversión y Desarrollo Económico. Este sería el relevamiento social, económico y cultural del Uruguay produciendo el primer plan de desarrollo nacional. El Director académico y político fue  Enrique V. Iglesias y los estudios fueron realizados con el apoyo del Profesor Juan Pivel Devoto, en esas fechas Ministro de Educación y Cultura. Los técnicos de la CIDE luego serían personalidades de primer nivel en la escena tecnocrática de nuestro país, Danilo Astori, Aldo Solari, Ariel Davrieux, Alberto Curiel, Ricardo Zerbino, Wilson Ferreira Aldunate, entre otros. Este organismo representaría el mayor esfuerzo democrático, pluralista e intelectual hasta el momento, por rescatar a nuestro país del estancamiento en el que se encontraba.  Rama, como responsable por los informes sobre el Estado de la educación, se encargaría de la Unidad de Educación que vinculaba a la CIDE con el entonces Ministro de Educación Juan Pivel Devoto. 

En el marco de la referida Unidad se elaboraron dos grandes tomos que representaron el mayor estudio jamás realizado sobre el sistema educativo: el Informe sobre el Estado de la educación en el Uruguay (Cide 1966a) y el segundo tomo de ese informe, titulado Plan de desarrollo de la educación (Cide 1966b). Rama fue el principal redactor de ambos y en ellos se encuentran las principales líneas de su futura reforma.  

Su trabajo lo convirtió en el principal especialista en educación en nuestro país y en la región, al punto que en 1965 lo invitan a Colombia para colaborar en el reordenamiento educativo colombiano, proyecto que le insumió dos años, retornando a uruguay en 1967. 

En 1969 es designado como profesor de sociología de la educación y sociología de América Latina en la Facultad de Sociología de la Universidad de Bogotá, Colombia. En 1971 gana un concurso en la CEPAL y comienza su carrera en dicho organismo para terminar siendo el principal referente en material de sociología de la educación del mismo. 

En 1974 es enviado a coordinar el equipo de la CEPAL en Buenos Aires donde permanecerá hasta 1980 cuando retornará a Chile, sede principal del organismo.

En 1985 retorna a Uruguay por unos meses dado que el presidente electo, Julio María Sanguinetti solicita a la CEPAL la realización de un estudio sobre el Estado de la economía y de las políticas sociales que iba a recibir el gobierno democrático, incluyendo el análisis de lo que había sucedido con el sistema educativo durante el gobierno de facto. Rama presentó dicho informe en febrero de 1985 y retornó a su cargo de Director de la División de Desarrollo Social en la CEPAL en Santiago de Chile hasta 1987.

Luego Rama, a pedido del Presidente Sanguinetti, es trasladado como Director de la oficina de CEPAL en Montevideo, a fin de robustecer dicha oficina y enfocarse en la realización de una serie de estudios sobre la situación de la juventud y la educación de nuestro país en los distintos niveles.

Dichos estudios quedaron culminados luego del primer mandato del Presidente Sanguinetti y fueron presentados durante el gobierno del Partido Nacional liderado por el Dr. Luis Alberto Lacalle. Rama presentó los estudios realizados ante todos los líderes políticos, incluido Líber Seregni, presidente del Frente Amplio. Todos quedaron sumamente impresionados.

Cuando el Dr. Sanguinetti asumió su segundo mandato en 1995 le pide a Rama que lidere el CODICEN. A pedido de este se conforma un Consejo Directivo Central multidisciplinario con un Vicepresidente nacionalista, José Claudio Willimian y con Carmen Tornaría como miembro de la izquierda política. Tornaría consultó al General Seregni y, con el respaldo de éste, se incorporó a título personal. Luego dos maestras completaron el Consejo, Nelly Leites y Rosa Márquez. Más tarde se incorporó como Secretario General el entonces joven abogado Robert Silva. El Presidente Sanguinetti les encomendó la realización de una reforma educativa con el fin de ampliar el sistema público. En ese momento se contó con el invalorable apoyo del entonces Ministro Luis Mosca, quien manejaba las finanzas públicas e hizo lo imposible por lograr que la reforma fuera posible en lo que refiere a la parte financiera. 

La reforma impulsada por Rama fue netamente estatista y defensora de la enseñanza pública, integrando la sociedad y promoviendo la equidad. Hizo crecer el alcance absoluto del sistema educativo en materia de alumnos incrementando la cantidad de alumnos en todos los niveles, en particular pre escolares. Aumentó la carga horaria para los niveles pre escolares desde los 4 años hasta tercer grado de enseñanza secundaria.

Para promover la enseñanza primaria de tiempo completo para los sectores más carenciados de la sociedad se construyeron nuevos centros educativos. Se duplicaron las horas de clase y se extendió la entrada al sistema educativo dos años hacia atrás. A su vez se generó un sistema estandarizado y de alimentación de calidad controlada asegurando la correcta alimentación de los niños. De esta manera se permitió que las mujeres de clases medias y bajas pudieran articular el doble rol de madre y trabajadora, cosa imposible si los niños permanecen solo medio horario en la escuela.  De esta manera Rama logró uno de sus principales objetivos, la universalización de la educación preescolar de 4 años. 

Se buscó combatir el abandono en los primeros años de la enseñanza secundaria y lograr la titulación de los docentes de secundaria que hoy gracias a ello alcanza el 80%. 

Se promovió la descentralización en la formación docente, históricamente montevideana, a través de la creación de los CERP (Centros de Formación de Profesores) en el interior del país). Se crearon 6 centros regionales poniendo esta formación al alcance de la población del interior por primera vez en la historia de nuestro país. Se generó también por primera vez un sistema de becas de manutención y traslado que le permitiría a los jóvenes formarse asistiendo a cursos intensivos de 40 horas semanales de manera de contrarrestar la inequidad cultural de los hogares de origen. 

Se le dió autonomía funcional y académica a las escuelas técnicas y liceos piloto. Se crearon los Bachilleratos Tecnológicos, que resultaron ser un éxito en la inserción laboral de los estudiantes. 

Se informatiza el sistema de bedelías y se introducen los primeros cursos de informática 

Desde los años 50, no hubo en la educación un cambio tan profundo e integral. Queda claro que este cambio sólo fue posible por Germán Rama, por su tenacidad, su capacidad de trabajo, su carácter y porque una coalición de gobierno colorada y blanca la sostuvo y apoyó con firmeza. 

Una de las grandes fortalezas y virtudes que caracterizaron a Germán Rama fue que tuvo la capacidad de formar y liderar excelentes equipos profesionales, sin connotaciones políticas, para llevar adelante la reforma. Trabajó con los mejores, sin importar las banderas políticas a las cuales pertenecían. Lo que él valoraba era que fueran buenos técnicos y eficientes. Y eso es lo que debería primar siempre. La bandera política, a la hora de trabajar, debería dejarse de lado. 

Hombre persistente, inteligente y con capacidad de liderazgo.  Sin duda es una gran pérdida, irreparable. La educación está de luto. La esperanza que nos queda es que su legado existe y en nosotros está la responsabilidad que perdure.  

Germán Rama es el claro ejemplo de un típico hijo del Batllismo. Hijo de inmigrantes y humildes trabajadores que asistió a la escuela pública la cual le dio las herramientas necesarias para luego progresar por sus propios medios, y gracias a su trabajo y esfuerzo lograr llegar a lugares de reconocimiento no sólo en nuestro país sino a nivel internacional. Fue un férreo defensor de la escuela pública por ser esta institución la que integró socialmente a los inmigrantes, como sus padres, y favoreció, al brindar igualdad de oportunidades a los más desfavorecidos, el desarrollo de la clase media en nuestro país.

Confío plenamente en que el actual CODICEN liderado por Robert Silva logrará los cambios que nuestra educación necesita. Sigamos construyendo una educación pública gratuita, laica y obligatoria en la que los preescolares de 4 y 5 años y los que se formen para ser profesores en el Interior sepan que detrás de eso está Germán Rama.


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *