El Día

Con la experiencia del ayer, enfocados en el mañana

Antígona: La heroína y la Ética

Compartí este artículo con tus amigos

En este artículo voy a presentar una obra que pertenece a la tragedia escrita en el siglo V a.C. por Sófocles, esta obra pertenece a un conjunto de otras dos obras más que siguen un hilo cronológico distinto orden al que fueron escritas,  tal vez los trate más adelante.

Si bien mi interés es que usted termine leyendo esta obra voy a adelantar un brevísimo resumen para entender el artículo: Hay un conflicto entre dos hermanos (los hijos de Yocasta y Edipo) por tomar el trono de Tebas, ese conflicto se acrecienta ante la negativa de Etéocles de cederle el trono a Polinices quien tendría que gobernar basados en un trato anterior. Este conflicto decanta en una guerra donde ambos hermanos terminan matándose mutuamente.


Es entonces el derecho de Creón quien es el tío de ambos, de ser el rey de Tebas. Una vez en el trono decide dar honras fúnebres a Etéocles por morir defendiendo la ciudad y en cambio decretar la prohibición bajo pena de muerte a quien diera sepultura a Polinices por traidor.


Ante esta prohibición que iba totalmente en contra de las “leyes de los dioses” una costumbre de enterrar, dar alimentos y agua a los muertos para que pudieran seguir su vida en el más allá librándolos así de ser eternos espíritus errantes, Antígona (la protagonista) decide enterrar a su hermano como lo mandaba la tradición, quien se niega a ayudarla es Ismena la hermana de Antígona y de los otros dos (Etéocles y Polinices). Ante tales actos Antígona es condenada a muerte, no voy a decir el final ya que la idea es, como todas las veces, que la persona busque los libros y los lea para seguir dándole vida a la obra en cada lectura.

Sabiendo la historia tal cual se la resumí voy a emprender en este análisis donde rescato en Antígona la figura del “Héroe”, la validez de las leyes despóticas ante las leyes éticas y finalmente la atención en Antígona, personaje femenino que se revela ante un rey absoluto.

Nos encontramos en primer lugar con una variación de la opinión formada en el lector acerca de los personajes a medida que suceden los coros. En primer lugar observamos a un rey que decide no dar sepultura a un traidor a la patria, tengamos en cuenta que no solo es enterrarlo sino también darle honras ya que en aquel tiempo no solo se enterraba sino que cada cierto tiempo se debía “alimentar el cuerpo del difunto” esto es darle un lugar en la memoria de la ciudad, también podemos detenernos en que si la ciudad tenía enterrado a quien se levantó contra ella era mantenerlo vivo en la memoria de la ciudad como un ciudadano que retorna a las entrañas de su “madre”.

En cambio Sófocles a medida que van sucediendo los hechos nos muestra un rey despótico, si saltamos en la lectura su propio hijo intentando hacerle cambiar de opinión le dice “la patria que es de uno solo no es patria”.

La figura del Héroe si bien es variada en algunos casos, mantiene ciertos rasgos comunes como es el caso de Antígona donde su carácter sobre pasa al de su hermana Ismena. El héroe viene a querer establecer las leyes de los dioses a un mundo que se corrompe de tal forma que tiene que sacrificarse para lograr ese bien común, si observamos en otra obra clásica –La Ilíada de Homero- vemos que Héctor es un héroe desde el punto de vista que muere defendiendo a Troya su ciudad en manos de Aquiles, o en el caso del relato de  Sansón que termina sepultado bajo las ruinas del templo matando así también a los filisteos, en otros tantos relatos vemos a héroes muriendo por un bien en general, salvando a sus ciudades y cumpliendo las leyes de los dioses y Antígona es la figura del héroe en esta obra de Sófocles.

 Ella se niega a resignarse “Ningún derecho tiene (el rey) a privarme de los míos” ella es la que se revela en contraposición a su hermana que acepta el decreto y decide no actuar, por otro lado vemos el rey que sobre leyes superiores decide contradecirlas. Aquí me gustaría hacer una aclaración, pensemos que hoy tal vez no creamos en dioses pero sí tenemos leyes que dictan nuestras conciencias, “la razón nos es dada” decía el hijo del rey dándole a entender que hay algo superior. Actualmente también existen leyes que son iguales para todos, códigos que no se deben “romper” pensemos en la Constitución, pensemos en los Derechos Humanos, pensemos en la Ética, gobernantes que usen el Estado para avasallar sus límites estarán imponiéndose a leyes superiores a ellos mismos.

Con Antígona nos sucede algo parecido sin dar atención a que eran leyes religiosas que ella defendía, podemos entender en un modo más amplio que se trataba de dar sepultura a un difunto, tratar con respeto a alguien con una opinión contraria, dos cosmovisiones que se encuentran en oposición y Antígona se levanta en defensa de esos códigos éticos que exigen la gobernanza de la razón en nuestros actos actuando adecuadamente considerando al prójimo dentro del marco de las leyes que exigen que todos seamos iguales y no que unos merezcan más o menos honra que otros, todos somos ciudadanos de una misma patria y debemos respetarnos vivos y muertos.

Antígona la heroína con todo lo que eso lleva, una mujer que se rebela ante un hombre y sus imposiciones legales desde un sitio de poder, ella va hasta las últimas consecuencias, a tal punto “molestaba” su protesta que el rey Creón dice de ella “metedlas adentro (prisión)mujeres como estas es preciso que se sujeten bien.”


Compartí este artículo con tus amigos
Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *